¿Cómo y dónde se ha conseguido esa información?

Muchas de estas informaciones se encontraban dispersas en distintas instituciones del Estado y en manos de particulares, sin habérsele dado el uso adecuado. Gracias a los esfuerzos del Ministerio de Energía y Minas se gestionó un nuevo conjunto de informaciones, realizadas por instituciones académicas extranjeras, y que por primera vez el Estado ha visto y recopilado y que también se está integrando a la Base Nacional de Datos de Hidrocarburos (BNDH).